El Titular El Salvador

Nayib-Landia…

Por: Edgar Santiago Martínez

El plagio de plan de gobierno presentado por Nayib «es la cereza en el pastel» de lo que ha hecho durante toda su vida política: mentir, apantallar, vender humo, hacer show y generar de sí mismo toda una imagen virtual.

Como alcalde, probablemente, ese tipo de ocurrencias de plagiar un programa de gobierno municipal pasaba inadvertido, pero cuando se trata del futuro del país y presentar un plan lleno de fantasías, errores geográficos y ortográficos, errores de cálculo  y partes enteras copiadas de internet, eso ya es otra cosa.

Nayib anunció que presentaría sorpresas en su plan y realmente nos sorprendió, pues superó cualquier expectativa que se tenía de él, nos presentó la mentira más grande que hemos presenciado en cualquier campaña política: convertir El Salvador en una verdadera Nayib-Landia.

Y, no podía ser de otra forma ya que esta presentación sale de la cabeza de tuiteros como el Payaso sin Gracia, el Brozo, Giovani Galeas, Alejandro Muyshondt, Porfirio Chica, Walter Araujo y todos los personajes que lo rodean que son idénticos a él.

Una vez más, cuando Nayib el político virtual sale a la vida real la verdad queda al descubierto: solo es un publicista experto en auto venderse, no hay profundidad, no hay ideas sino que slogans, no hay propuestas sino que hay promociones y ofertas.

NayibLandia es otra de las cadenas de mentiras de Nayib; primero, dijo que iba a presentar su programa de gobierno en vivo, mentira que se descubrió casi de inmediato, cuando FEPADE aclaró que no se estaba transmitiendo ningún programa, en vivo, desde su anfiteatro; segundo, dijo que su convocatoria opacaría el debate de ASDER, igualmente falso, su nivel de audiencia fue igual de risible como su convocatoria para que la gente se inscribiera masivamente a defender el voto en los quioscos que puso por todo el país.

Presentó programas ilusorios con ilustraciones de países del primer mundo, con trenes y aeropuertos, cuando tenemos 800 mil salvadoreños que todos los días se acuestan con hambre, cuando no tenemos camas, ni medicinas en los hospitales, cuando el 35% de las familias salvadoreñas viven en pobreza.

Nayib-Landia es el resultado de no conocer la realidad de la familia salvadoreña que necesita resolver sus necesidades más básicas; es el resultado de vivir una vida virtual en las redes sociales y creerse que esa es la realidad.

Los salvadoreños necesitamos un presidente de verdad.

Redaccion El Titular