El Titular El Salvador

Magistrados del TSE exigen de $800 a $1,000 extras para gastos de representación

Son de $800 a $1,000 lo que los nuevos magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo que le sumaron a su salario mensual como “gastos de representación”, dinero que vendrá del presupuesto ordinario del Estado, según un reportaje realizado por Revista Factum.

Estos gastos reservados de los que se hablan son para atender invitados, todas las personas que vienen de observadores, según el argumento que dio Dora Esmeralda Martínez de Barahona, presidenta del Tribunal Supremo Electoral.

“No estamos pidiendo el cielo, no sé cuánto es. Sí quisiera que se quiten ese morbo de andar pensando que nos estamos aprovechando, el licenciado (Noel) Orellana y yo nos venimos a trabajar al TSE por el país”, argumentó Guillermo Wellman, magistrado.

Según Factum, en su investigación, dice que este plan ya estaba desde la antigua administración del TSE, pero fue esta nueva administración que encontró un memurandum de aumento de salario y lo quiso retomar, pero no le funcionó, sin embargo, solicitó gastos de representación por orden de los $1,400 mensuales.

Al ser cuestionada la presidenta del TSE negó que conociera de ese memorándum, pero sí confirmó que se solicitará esos gastos de representación, aunque no especificó el monto.

La presidenta agregó que ellos siguen ganando lo mismo que las administraciones pasadas ($ 3,518.48 al mes) y pidió que por “equidad” a las demás instituciones, ellos deberían tener gastos de representación.

Los gastos de representación consisten en dinero que utilizan los funcionarios para actividades fuera de oficina que tienen que ver con su trabajo: como acudir a reuniones fuera o pagar almuerzos o cenas de trabajo, por poner dos ejemplos.

Por su parte, los diputados de la comisión de hacienda que fueron consultados por Factum dijeron que van a estudiar las decisiones de los organismos colegiados o juntas directivas de instituciones estatales que están buscando incrementar de forma desmedida salarios y otros gastos, aunque sugieren con antelación su desacuerdo.

Redaccion El Titular