Cortesía EDH

Cada semana son al menos dos negocios o empresas, incluso emprendedores, que cierran o se alejan de sus actividades por la extorsión, debido a la delincuencia que afecta a el país, según el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), Javier Steiner.

Steiner dijo que “no sienten alivio” con las medidas extraordinaria que el gobierno, desde su gabinete de Seguridad, ha venido implementando, por lo que la violencia que vive el país sigue atacando no solo a los comercios, sino a la sociedad en general.
“La inseguridad es el principal problema que tenemos todos los empresarios, pero sobre todo la población salvadoreña en general.

El grillete más grande que tiene la economía, que nos impide crecer más es la inseguridad y esta afecta a todo el quehacer social y a todo el quehacer económico”, manifestó el titular de la Cámara de comerciantes e industriales.

Un estudio que realizó la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) en el 2016, denominado Extorsiones a la Micro y Pequeña Empresa en El Salvador (Mypes), mostró datos relevantes sobre las extorsiones de las que son víctimas las micro y pequeñas empresas nacionales.

Los resultados mostraron que el 42 % de las Mypes fueron víctimas de un delito en los doce meses previos a la encuesta, siendo la extorsión el delito más frecuente (22 %). Le siguen en importancia las estafas (15 %), los robos y hurtos (13%); los delitos contra la propiedad o contra las personas son menos frecuentes: 5 % y 2 %, respectivamente.

Las Mypes de los sectores comercio y servicios tienden a ser más victimizadas, tanto en general como con el delito de eextorsión; la extorsión en particular, aumenta a medida crece el número de empleados; mientras 36 % de las empresas unipersonales fueron víctimas de algún delito y 17 % de extorsiones, casi el 60% de las empresa de más de cinco empleados fueron víctimas de la delincuencia y más de 30 % fueron extorsionadas, especifica el informe.

Compártelo