El Titular El Salvador

El TEG libra a Sigfrido Reyes de cuatro denuncias en su contra

El expresidente de la Asamblea Legislativa, Othon Sigfrido Reyes, se libró de enfrentar cuatro denuncias en su contra presentadas ante el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG), pues según el presidente de la institución, el diputado actuó conforme lo indica la ley.

Las acusaciones que tenía Reyes eran promover un decreto legislativo del que se benefició la esposa de su socio y entonces asesor legislativo; la compra de terrenos estatales a bajo precio, la compra de regalos y gasto oneroso en fiesta con fondos públicos y contratar Byron Larrazábal, su socio, como su asesor.

Sin embargo, la decisión tomada por el TEG es duramente cuestionada por el director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Roberto Rubio, quien dice que el TEG se ha encargado de “maquillar” la corrupción y pasar por alto las malas prácticas que afectan al pueblo salvadoreño.

El dirigente del FMLN habría buscado a través del decreto legislativo 677 emitido y aprobado en mayo de 2014, beneficiar a la esposa de su socio y a otras personas que lograron recuperar los terrenos que les habían embargado a raíz de una deuda, facultando al Fondo de Saneamiento y Fortalecimiento Financiero (Fosaffi) para que les vendiera las propiedades a sus antiguos dueños.

El TEG dice no haber nada irregular en ese hecho, pues afirma que ese decreto no le beneficiaba directamente a la esposa, pues “se había divorciado hace diez años, ya no era su esposa y no podía ir destinada esa ley a la esposa de este señor”.

Ante ello, varios ciudadanos llegaron al TEG para pedir que se investigara al funcionario por estar violando la ética.

La primera denuncia vino en relación a un gasto innecesario y grande que hizo Reyen en diciembre del 2012 para regalarles a los diputados corbatas y pulseras, además de gastar mucho en licor para una fiesta de empleados, un gasto de $92,437.84.De estos, $13,245 se destinaron a la compra de licor.

Además, se gastaron $15 mil en obras de arte, todo con fondos provenientes de los contribuyentes al fisco.

“Nosotros profundizamos el caso y encontramos que todo lo hicieron en la Asamblea con absoluto apego a la normativa que rige ahí, de manera que nosotros no podemos violar el principio de legalidad, encontramos que todo lo que hicieron está legalmente permitido”, dijo el titular del TEG, Marcel Orestes Posada.

Una tercera denuncia contra Reyes fue la contratación de Byron Larrazábal como su asesor en el Congreso cuando también era su socio en varias empresas comerciales.

Donde, según el artículo 6 letra a) de la Ley de Ética Gubernamental, prohíbe contratar a una persona siendo socia del funcionario con quien laborará, pero que en el caso de Larrazábal fue al revés.

“Fíjese cómo es la ley: primero tiene que ser socio y después nombrarlo. (En este caso) primero fue nombrado, asumió el cargo y pasado cierto tiempo Sigfrido Reyes se asoció con este señor”, fue la explicación que dio Posada.

Y la última denuncia fue por la compra a precios bajos de cinco terrenos propiedad del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (Ipsfa) en Nuevo Cuscatlán, a través de la sociedad Terrein S.A. de C.V. (la cual es administrada por Larrazábal) cuando ambos ya trabajaban en la Asamblea.  El valor de los terrenos alcanzó los $440 mil 501 y fueron cancelados al contado.

 

Redaccion El Titular