La esperanza de muchos comerciantes fue grande con la construcción del Mercado Cuscatlán. Muchos de ellos fueron obligados a dejar sus puestos en el Centro Histórico de San Salvador con la promesa que iban a tener una “mejor oportunidad” de venta; esto aseguró el entonces alcalde de San Salvador, Bukele, sobre su proyecto insignia.

Ahora, la realidad es otra, ya que los comerciantes manifiestan no sentirse cómodos con el sitio debido que la afluencia de personas no era la que esperaron, inclusive algunos se atreven a decir que fue “un proyecto mal manejado”. Y es que, aunque se invirtió en la remodelación del edificio, no hubo interés para dar publicidad y que la gente lo conociera; una mala administración.

Puestos en abandono y vendedores ausentes a media mañana

“Para venir aquí yo gasto dos coras y hay días en los que vendo solo una cora. Al ver esto, hay días que ni vengo y me pongo a lavar ajeno”, expresó con tristeza una de las vendedoras.

Al caminar por los diferentes pasillos del mercado se pueden ver que la cantidad de puestos sin ocupar son muchos y algunos de ellos, incluso, están en “proceso de recuperación”. Esto es para que los ocupen otras personas, ya que sus dueños originales, los vendedores que fueron engañados para dejar el Centro Histórico, abandonaron el espacio porque no les tenía cuenta.

El Titular investigó que este edificio le fue ofrecido “de palabra” al exalcalde de San Salvador, Norman Quijano, antes que Bukele llegara a la Alcaldía; sin embargo, Quijano determinó que el edificio no reunía las condiciones necesarias para reubicar a los vendedores del Centro Histórico, ni estaba bien ubicado.

Puestos en abandono y esperando ser “recuperados” a media mañana

“Acá nos enjaranamos, muchos hicimos préstamos para levantar un poco más el negocio, pero no, acá no se vende nada” dijeron algunos vendedores, mientras hacían sus manualidades para ganar un poco de dinero extra.

El panorama no cambia a ningún momento del día. Puestos cerrados, vendedores sin haber vendido nada aún en horas del mediodía, donde se supone debería estar más lleno por el tiempo de la comida.

Puestos dentro del Mercado Cuscatlán desolados

Los comerciantes aseguran que casi el 70% de sus compañeros ya se han ido. “Esa zona era venta de comida (food court), pero todos cerraron y hasta empresas que habían venido se fueron porque nadie viene a comprar”.

Una mujer encargada de una tienda de maquillaje dice que antes, en su antiguo local en el centro, recibía hasta 60 o 70 clientes al día y ahora no llegan ni 10, y eso la tiene “decepcionada”.

Nada de afluencia en los principales puntos del Mercado Cuscatlán

De las pocas personas que llegan a la Mercado Cuscatlán, el 90% llega a ser uso de la biblioteca que está instalada dentro del lugar. A este establecimiento se entra gratis, pero aun así carece de demanda ya que se especializan por tener muchos ejemplares del mismo libro.

Al mediodía, la esperanza de algunos son las personas que podrían llegar a almorzar a los pocos comedores que quedan, pero la afluencia de personas sigue bajando y la mayoría de vendedores se preparan para abandonar el proyecto insignia de Bukele.

Otro punto importante que los vendedores consideran importante es que la mayoría de personas que se acercan a comprar al Mercado Cuscatlán utilizan bus, pero el miedo a cruzarse la calle no favorece en nada. Lo ideal hubiese sido la construcción de una pasarela que conectara con el mercado, indican los dueños de los puestos que aun luchan por ganarse sus centavos en este bazar.

Así se observan los puestos de comida al medio día en el Mercado Cuscatlán

De acuerdo al ahora presidente de la Asamblea, aunque ciertas rutas de buses transitan por el Mercado Cuscatlán no es igual que el Centro Histórico, ya que al centro llegan y salen todas las rutas, y en la “pasada” los capitalinos aprovechan para hacer sus compras.

El edificio del Mercado Cuscatlán pertenece a la Sociedad Desarrollo Universal, S. A. de C. V. y se encuentra ubicado en la intersección de la 25.ª avenida sur y calle Gerardo Barrios de esta ciudad. Este inmueble es propiedad del médico Julio Alejandro Murra Saca, primo del expresidente Saca, preso por corrupción. Desde la pasada administración de Bukele se alquila por $85,000 más impuestos, es decir, un total de $96,050; el contrato durará 25 años a partir del 2015, la comuna deberá alquilar el mismo edificio hasta 2040.

Bukele ahora aspira a competir por la presidencia gracias a GANA y a otro primo del expresidente Saca, Herbert Saca, quien convenció al presidente del expartido naranja, Andrés Rovira; de acuerdo a Revista Factum.

Esto sin contar la cuestión del parqueo. Según indicaron los vendedores, en el Mercado Cuscatlán se alquila un lugar para estacionar los carros de los compradores, porque la demanda “en teoría” es demasiada. Aunque, este espacio para parquearse es gratuito y es por eso que nadie se encarga de cuidar los vehículos mientras las personas realizan sus compras.

Puestos abandonados, vendedores hartos de las falsas promesas de Bukele

 

Por este parqueo, bajo la administración del ex alcalde Bukele, se aprobó otro contrato de arrendamiento por un costo de $4,746 mensuales. Este inmueble se alquila actualmente al Grupo O.D., S.A. de C.V. bajo el número 1,436 ubicado en la calle Gerardo Barrios, entre la 25.ª y la 27.ª avenida sur, de acuerdo a La Prensa Gráfica. El contrato vigente hasta diciembre 2018, de acuerdo al Libro de Sesiones Extraordinarias número 27, está a nombre de la Alcaldía de San Salvador y Fredis Alberto Campos Villatoro. Sin embargo, según información difundida a través de redes sociales, es la familia de Federico Anliker, secretario general de Nuevas Ideas, la dueña de dicho inmueble y quienes reciben esa cantidad por alquiler mes.

Para cuando Bukele salió de la Alcaldía de San Salvador dejó una deuda de $480,250 en cuestión del alquiler por el local del Bazar Cuscatlán; esta cantidad se acumuló de diciembre 2017 a mayo 2018, un total de cinco meses, según LPG. Así mismo, según datos recabados por El Titular, Bukele también dejó en deuda el alquiler del parqueo adicional con el Grupo O.D.

El mercado en números rojos

Alrededor, según la investigación de El Titular, un promedio de 30 salvadoreños llegan al día al Mercado Cuscatlán para unos 900 al mes. Mientras que la Alcaldía de San Salvador, con el pago de internet, agua y luz más arrendamiento de local y parqueo, paga $115,796; es decir, la comuna capitalina actual de Ernesto Muyshondt paga $128.66 por cada visitante al Mercado Cuscatlán, proyecto insignia de Bukele. Por lo que, para que este bazar fuera rentable, cada una de las personas que llegan deberían de gastar alrededor de $130 para que el Mercado no tuviera pérdidas.

Compártelo