El Titular El Salvador

Director de Biblioteca Nacional pidió dinero para proteger documentos y se lo negaron

El director de la Biblioteca Nacional, Manlio Argueta, dijo que él solicitó $100 para comprar plástico que sirviera para proteger el archivo de periódicos que se encontraba en la institución y aún permanecía en buen estado, pero la única respuesta que recibió fue que no había dinero para eso.

Esto lo solicitó dado que la tormenta que cayó un día antes, el lunes 29 de abril, filtrara agua al edificio hasta inundarlo, dejando material de la hemeroteca en mal estado, siendo estos, periódicos con publicaciones de la década de 1960 y 1980.

“Pedimos 100 dólares para comprar plástico y nos dijeron que no había”, declaró el Director de la Biblioteca Nacional. “No contamos con ningún presupuesto para emergencias, ni para atender al público, ni para nada”, confirmó Argueta el domingo, mientras los empleados de la biblioteca seguían trabajando en las labores de secado del archivo histórico, a una entrevista dado a El Diario de Hoy (EDH).

Explicó también que, dada la falta de recursos, todo el proceso de recuperación y secada se está realizando de manera natural, es decir, poniendo a secar al sol y con papel absorbente, aunque este último ya se les estaba terminando y han usado páginas de papel bond, por la necesidad de recuperar este material y ver la manera que no se llene de hongos para su restauración.

Argueta expresó que ha presentado varias solicitudes al Ministerio de Cultura buscando la manera de dar soluciones a esta problemática y al deterioro de la infraestructura, pero no ha recibido respuesta aún.

Por su parte, la ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado, dice que no hay presupuesto para la Biblioteca Nacional y el teatro Nacional; sin embargo, según el director de la Biblioteca Nacional, la edificación de la institución no ha tenido mantenimiento desde hace 34 años.

Además, le pide al Ministerio que haga diagnósticos necesarios para determinar los daños de todo el edificio y que se requiere de una buena inversión, que ya no se trata solo de comprar plástico, sino de buscar darle fin a este problema.

Varias instituciones públicas y privadas, aliadas a la Biblioteca han mostrado su interés en apoyar y han enviado a sus ingenieros a determinar los daños de la infraestructura.

La Biblioteca permanecerá cerrada al público hasta por dos semanas, como mínimo

 

Redaccion El Titular