El Titular El Salvador

Costo de alquiler de las sillas de traspaso de mando de Bukele podría pagar hasta 4 tratamientos de hemodiálisis

La hemodiálisis es una enfermedad que está afectando a un gran número de salvadoreños, muchos de ellos pierden la vida por no tener los recursos necesarios para someterse a los tratamientos, o peor aún, el sistema de salud pública no tiene los recursos necesarios y hay una continua falta de medicamentos en la red.

Según cifras del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), son aproximadamente $20 mil los que una persona con insuficiencia renal necesita anualmente para su tratamiento.

En contraparte, quisimos comparar, el costo de las sillas que serán ocupadas hoy, 1 de junio durante el traspaso de mando del presidente electo, Nayib Bukele, a quien se le otorgó 1 millón de dólares para todo el evento protocolar.

En dicho evento hay dos tipos de sillas consideradas de gala que serán utilizadas durante el acto protocolario, unas son las sillas Tiffany y las otras son las de tipo Luis XV. El alquiler individual de las sillas Tiffany cuesta un aproximado de $2.50 y las sillas Luis XV cuestan un aproximado de $3 cada una, según cotizaciones a precio de mercado solicitadas por este medio.  El traspaso de mando tiene un aproximado de 2000 sillas que rodean la plaza Gerardo Barrios, para el cuerpo diplomático, los diputados y personas importantes que acompañan al presidente electo.

Ahora bien, teniendo en cuenta solo este gasto del traspaso de mando, se resumiría en que si hay 1000 sillas Tiffany a precio de alquiler de $2.50 cada una, esto se traduce en un gasto de $2,500; más 1000 sillas Luis XV a $3 cada una el alquiler, hace un total de $3 mil; haciendo un total general  de $5,500 solo en sillas.

Con $5,500 el gobierno podría estar beneficiando a casi 4 pacientes al mes en sus tratamientos hemolíticos, y no pasar la precariedad de los hospitales de la red pública.

La austeridad de la que habló en campaña el ahora presidente de la República, Nayib Bukele, se sumó a ser un discurso más que no es coherente con lo que ahora hace.

 

Redaccion El Titular