El Titular El Salvador

Alba Petróleos fue condenada por usurpación de tierras y estafa

La empresa Alba Petróleos ha usurpado un terreno durante los últimos seis años, mismo que fue despojado de su dueño por hombres armados con pistolas y ha obtenido ganancias por su explotación, aun sabiendo que el inmueble está vinculado a una investigación por el delito de estafa, según una investigación de La Prensa Gráfica.

Esta empresa que es dirigida por varios funcionarios del FMLN ha salido salpicada en una resolución de la Cámara de lo Penal de Occidente, después de un largo proceso que inició el ciudadano guatemalteco Jimmy Jafal Sawafta Mustafa en 2013.

La relación de Sawafta Mustafa con Alba Petróleos y varios de sus socios inició en 2011. Recién acababa de comprar un terreno en una finca conocida como El Pezote, en el kilómetro 56 de la calle vieja que conduce de San Salvador a Santa Ana, en Coatepeque. Afirma que adquirió casi 481,000 metros cuadrados y se dedicó a sembrar chiles y berenjenas.

Ante ello, el negocio le pareció atractivo a varias personas, tanto que hasta representantes de Alba Petróleos llegaron un día a proponerle comprar la mitad de los terrenos a cambio de pagarle una deuda que todavía tenía con el antiguo dueño y Sawafta Mustafa aceptó; entre los representantes de Alba que llegaron estaba el actual vicepresidente Oscar Ortiz.

Hasta ese momento, todo parecía ser solo una operación de negocios, sin embargo, más tarde, tras una excesiva investigación judicial se armó un enredo, pues, aunque fue la gente de Alba Petróleos quien llegó a buscar a Sawafta Mustafa, notarialmente la compra la hizo una asociación llamada Agroindustrias El Cuscatleco, formada en 2011 por un grupo de ciudadanos tecleños, entre los que destaca otra vez el vicepresidente Ortiz.

El Cuscatleco tenía como representante legal a José Gerardo Rivera Rodríguez, exdirector del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM), mientras Ortiz era el alcalde de Santa Tecla.

En conclusión, Rivera Rodríguez, en nombre de El Cuscatleco, le compró los terrenos a Gerardo Meléndez, antiguo dueño de El Pezote, por un monto total de $210,000. Suma que salió de un préstamo hipotecario otorgado por Alba Petróleos. El terreno entonces quedó hipotecado por un monto de $1,200,000, a nombre de Alba Petróleos de El Salvador (una deuda que, según los defensores, está vigente).

En el 2016 salió la por primera vez el caso, Emérito de Jesús Velásquez negó en ese momento todos los hechos.

En septiembre del 2012, El Cuscatleco le dio la mitad de las tierras a Sawafta Mustafa después que este cumpliera su parte de dar asistencia técnica y volvió a trabajar en su labor agrícola, esto sin pasar la mitad de la propiedad a nombre del guatemalteco.

Un año más tarde, Sawafta Mustafa ya había comenzado a trabajar su tierra, representantes de Alba Petróleos llegaron armados a cobrar la deuda.

«Esta propiedad ya no pertenece a Jimmy, sino a Alba Alimentos y venimos a tomar posesión de ella» le dijeron a los empleados Gerardo Rivera, en representación de El Cuscatleco, llegó a El Pezote acompañado de Mario Argueta y Emérito Velásquez, quienes se identificaron como agrónomos de Alba Alimentos.

Por su parte, Sawafta Mustafa dice sentirse “fastidiado” del proceso que ha llevado por años al enfrentarse al poder político que ha gobernado lo últimos 10 años, pero hasta este 2019 hay una sentencia definitiva.

En el caso de Gerardo Rivera, representante de El Cuscatleco, el Tribunal Primero de Sentencia le encontró culpable de usurpación de inmuebles y le condenó a un año y seis meses de prisión. Además, le condenó a otros dos años y seis meses por el delito de estafa contra Sawafta Mustafa. Ambas penas han sido reemplazadas por trabajo de utilidad pública.

Por su parte, Emérito de Jesús Velásquez y Mario Argueta, el mismo tribunal los sentenció a dos años de prisión por el delito de perturbación violenta de la posesión, los cuales también han sido reemplazados por trabajos de utilidad pública.

En el caso de Velásquez y Argueta, el juez les condenó a perder sus derechos como ciudadanos por el mismo período de tiempo (dos años), lo cual afecta directamente al primero, pues sigue siendo el gerente en la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), un cargo público; y Argueta sigue laborando para Alba Petróleos.

Redaccion El Titular