El Titular El Salvador

A un año del asesinato de la periodista Karla Turcios

Ayer, 14 de abril, se cumplió un año del asesinato de la periodista Karla Turcios, quién fue víctima de su compañero de vida, Mario Huezo, en su propia casa en colonia Costa Rica, en San Salvador.

Las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) determinaron que Turcios habría sido asesinada en el momento que se despertó, como a eso de las 10:00 de la mañana o 12:00 del mediodía, pues, un día antes le tocó trabajar hasta tarde.

La FGR también rastreó los teléfonos celulares de Turcios y Huezo, se comprobó que el hombre habría salido de la vivienda a las 12:08 del mediodía, después de haber cometido el hecho, y pasó por el centro de San Salvador y tomó la carretera Troncal del Norte a las 12:54 p.m. Pasó por Santa Teresa de las Flores, Guazapa, La Cabaña y Nueva Concepción.

Huezo era acompañado por el hijo de ambos, según lo muestra una cámara de videovigilancia, quien, además, lo muestra en el desvío de Amayo, tomando la ruta de la carretera Longitudinal del Norte, donde abandonaría el cuerpo de Turcios en el kilómetro 82 en la jurisdicción del cantón Palo Galán del municipio de Santa Rosa Guachipilín (Santa Ana).

El hombre dejó el cuerpo sin vida de la periodista abandonado y se regresó a su casa, al recorrer 7 kilómetros, tiró el celular de la fallecida en la carretera y llegó a las 3:55 de la tarde a su vivienda.

Pasados 15 minutos, Huezo empezó a marcar al celular de Turcios para tratar de no ser sospechoso de su muerte, sin embargo, la Policía Nacional Civil (PNC) ya estaba alerta sobre el hallazgo del cuerpo de Turcios, quien no fue identificado en el momento y llevado a Medicina Legal en Santa Ana.

Pero no bastó eso, y Huezo hizo una nota anónima que decía “Adios a su hija lic p-rro”, que les enseñó a las autoridades, pero en varios intentos de hacer el escrito, guardo los machotes anteriores en su pantalón y al siguiente día se le cayeron por error frente a las autoridades mientras reconocía el cuerpo.

“Cuando él se hace presente a la morgue en Santa Ana, ocurrió un suceso que sí nos confirmó que teníamos que seguir la investigación en contra de él (…) Estando ahí, le piden el DUI. Él, con una actividad nerviosa, y cuando se empieza a sacar el DUI, se mete la mano a la bolsa, se le cae un papel doblado en 8 partes”, contó el entonces fiscal general Douglas Meléndez, días después del crimen.

“El investigador le pregunta: ‘¿qué es eso?’ y él (Turcios) dice: ‘es el anónimo’ (la nota encontrada)… cuando cruzamos los anónimos, resulta que era el segundo. La única diferencia que tenía era una letra de más, una letra “a”, contó Meléndez. “No supo dar explicación”.

Ante eso y otras pruebas que lo incriminaban, Huezo fue detenido en un hotel de la capital mientras daba una entrevista a medios internacionales, el 23 de abril.

Actualmente, Huezo está en prisión provisional esperando ser procesado por feminicidio agravado de su compañera de vida; la PNC incautó videos que le suman a la investigación.

Redaccion El Titular