El Titular El Salvador

Desconfianza general en manejo sin transparencia que podrían dar a los $600 millones para mipymes

EL SALVADOR. – Los dueños de negocios y empresas de micro, pequeña y mediana escala se encuentran desesperados por recibir un alivio financiero prometido por el gobierno desde los primeros meses de la pandemia, pero que nunca hallegado. A este punto, son varios los sectores del país que temen que los $600 millones prometidos acaben en malas manos, o manejados sin transparencia.

“La ley da grandes espacios para que haya arbitrariedades al momento de la colocación de créditos. Por ejemplo, en la parte de los créditos para empresas formales no le dice cuánto es el máximo que le pueden entregar a una sola empresa o que no sean empresas relacionadas con políticos o relacionadas entre sí, entonces al final sí se presta… para que beneficien a unas personas más que a otras y la ley no dejó muchos candados”, advirtió la economista Tatiana Marroquín.

El dinero será administrado en un fideicomiso por Bandesal. Según han informado las autoridades, primero se distribuirán $150 millones: • $70 millones para el primer mes de subsidio de empleados de empresas afectadas por el confinamiento ante la pandemia.• $60 millones para capital de trabajo de las mipymesformales.• $20 millones para comercios informales.

“Tampoco se trata de entregar el dinero por entregarlo sin ver un récord (crediticio), porque se espera que el dinero sea canalizado a las personas que tienen más graves problemas de liquidez, que van coyol quebrado, coyol comido”, recomendó el economista Rommel Rodríguez.

Una de las más grandes preocupaciones viene a cuenta de que estamos en las vísperas de unas elecciones. Esa cantidad de dinero puede cambiar el rumbo de las votaciones, si el dinero se entrega en las manos incorrectas… 

“Lo que ocurre es que el gobierno está dando la ayuda con un efecto clientelar político con fondos públicos, como las canastas alimenticias… y en este caso de los créditos va a ser algo igual”, apunta en ese sentido el economista Rafael Lemus.

Redaccion

Redaccion