El Titular El Salvador

Negocios moribundos y clientes sin dinero, la dura realidad de la reactivación económica

EL SALVADOR. – En la mente de muchos dueños de negocios, ciudadanos y hasta políticos, la reactivación económica sería mágica: todos los negocios abiertos de nuevo y abarrotados de clientes realizando compras.

La realidad, desafortunadamente, es otra: muchos negocios se encuentran moribundos, con los recursos mínimos para mantener abiertas sus puertas por un tiempo más y gran parte de los consumidores salvadoreños han perdido sus trabajos, sus ingresos, y lo último que pueden hacer es gastar.

“La recuperación económica va a durar unos tres o cuatro años. Esto no es así nomás, si estamos empezando de cero nuevamente”, opinó Leo Guzmán, presidente de la Asociación de Restaurantes de El Salvador (ARES). En el rubro de los restaurantes, cafés y bares se estima que se han perdido unos 40,000 empleos. Por la naturaleza de estos negocios, aun con la reactivación económica, hay mucha abstinencia de la población a visitar o comprar por el temor a contagios.

Lejos de lo soñado, para muchos empresarios la reactivación económica solo vino a ser el último clavo en el ataúd. En ese sentido, muchos lamentan la desorganización del gobierno, desde que impuso la cuarentena prolongada sin un plan de apoyo para los comerciantes. Sin mencionar la promesa de proveer de créditos y fondos a los pequeños empresarios, apoyo que nunca llegó. 

“Hay que prepararse con materias primas y como no tenemos dinero estamos comprando lo básico y a esto se le suma que la gente no tiene dinero para ir a un restaurante, por lo que ayer fue un día cero para todos”, dijo Guzmán.

“Es muy difícil definir un porcentaje, pero con el desempleo y la contracción económica también anticipamos que el consumo se reducirá sustancialmente. En restaurantes, bares, hoteles; es decir donde el consumo es en el lugar, la venta ha caído 60% este año versus 2019”, indicó el presidente de la Asociación de Distribuidores de El Salvador (ADES), Ernesto Soler.

“Lamentablemente estamos abriendo negocios en una debacle económica sin un acuerdo entre el sector público y el sector productivo; ese es un problema y el otro es cómo logramos recuperarnos. La gran lección de nuestra historia es que para recuperarnos de una gran debacle como fue el conflicto armado hubo un gran acuerdo. Ahora apenas llevamos registros del Seguro Social de dos meses. Faltan junio y julio y se deben trabajar políticas públicas efectivas”, expresó por su parte Pedro Argumedo, investigador del Departamento de Estudios Económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

Redaccion

Redaccion