El Titular El Salvador

Clínica del Seguro Social en Soyapango: entre el hedor de cadáveres en descomposición y la falta de insumos

Vecinos y personal médico del Prados de Venecia 3, en Soyapango, han denunciado en los últimos días que de esta clínica del Seguro Social emana un hedor a cadáveres en descomposición que no los deja ni dormir.

Los empleados de dicha clínica también han hecho denuncias públicas en las últimas horas desmintiendo las versiones de las autoridades que afirman que están siendo dotados de donaciones de insumos médicos y equipo de seguridad.

“Llegamos a la Unidad Médica Soyapango para brindar los equipos de bioprotección, y así cumplirle al personal que está arriesgando su vida por salvar la de los demás en esta pandemia por el #COVID19″, publicaron antes las autoridades del Seguro Social.

Pero la versión de los trabajadores de dicha clínica, que están poniendo su pellejo y el de sus familiares en alto riesgo todos los días, dicen lo contrario. “Pasan diciendo que vienen donaciones y equipos, pero aquí nunca hemos visto esos camiones”, expresó un empleado que guardó su anonimato. 

Lo que ocurre en esta clínica de Soyapango es un mero botón, una muestra de la realidad que se viven en los hospitales públicos en estos días en los que El Salvador rompe récords de contagios diarios.

“Hay médicos y enfermeras enfermos, de aquí ya salieron 37 (pacientes) muertos y un compañero, todos nos exponemos; el riesgo es si salimos enfermos podemos contagiar a nuestras familias”, lamentó el empleado de la referida clínica.

El propio alcalde de Soyapango ya no sabe qué más hacer. Dado que para los pacientes fallecidos de COVID-19 hay que seguir un protocolo de bio-seguridad, que incluye la asistencia del ministerio de Salud, se encuentran con las manos amarradas a la espera de su llegada. Pero los retrasos, con todos los hospitales saturados de pacientes y muertos, están a la orden del día.

“En esa unidad se ha generado una unidad COVID-19, donde están atendiendo personas de COVID-19 y están falleciendo personas de COVID-19. Entonces ¿qué sucede en Prados IV? Esa unidad no es un hospital como el Molina, como Amatepec. Y las condiciones no son la idóneas. Se está generando un olor a muerte, un olor fétido de los cadáveres que pasan varios días ahí y al final tenemos un verdadero foco de infección”, expresó el alcalde ante un medio de comunicación.

Soyapango es, después de San Salvador, el municipio del país con más casos confirmados, sumando a esta fecha 736. Le sigue de cerca solamente San Miguel, con 717.

Mientras tanto, el nuevo hospital montado sobre las antiguas instalaciones del CIFCO, que según la cuenta de Instagram del presidente Bukele cuenta con filas y fila de camas de cuidados intensivos, sigue ahí, lindo para las fotos. Pero de poca o ninguna ayuda en la desaturación del resto de hospitales del país que se encuentran actualmente, como el de Soyapango, atestados, sin el equipo necesario para los valientes médicos, enfermeras y demás personal que siguen luchando a pesar del intenso olor a muerte que les rodea.

Redaccion

Redaccion