El Titular El Salvador

Presidente de la CIDH llama a los 3 poderes del Estado a resolver diferencias entre ellos

EL SALVADOR. – El presidente salvadoreño Nayib Bukele anunció mediante una conferencia de prensa su intención de poner una “demanda” ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Washington,  contra la Asamblea Legislativa y la Sala de lo Constitucional por supuestamente “atentar contra la salud y vida” de los salvadoreños.

La respuesta del presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Joel Hernández, fue sencilla: “La comisión no tiene competencia para resolver las controversias entre dos o más órganos de Estado”.

Por tanto, Hernández recuerda al presidente Bukele que las diferencias entre los 3 poderes deben arreglarse en casa. “La respuesta es sencilla. La competencia de la Comisión es respecto de presuntas violaciones que un agente del Estado cometa en contra de las personas. Esa es la competencia personal y material de la comisión.  De hecho, ningún organismo internacional o algún tribunal internacional entraría a conocer de esas controversias entre órganos del Estado”, dijo.

En cambio, Hernández celebró el hecho de que en El Salvador exista un “juego democrático”, que permite tanto a la Asamblea Legislativa como a la Sala de lo Constitucional dialogar con el presidente para llegar a un acuerdo de manera civilizada, siempre dentro de los estatutos de la Constitución de la República.

“Creo que estamos aquí en un caso muy evidente de controversias entre poderes del Estado que tienen que ser resueltos a través de los medios constitucionales establecidos en la constitución de El Salvador.  En momentos de pandemia ha quedado evidente la importancia del Estado de Derecho. Solamente los países con institucionalidad democrática fuerte en donde existan pesos y contrapesos van a poder salir avante de todos los retos que representa la pandemia. Eso creo que es una de las primeras lecciones de la pandemia”, continuó Hernández.

José Miguel  Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch, compartió la opinión de Hernández en este apartado. “Un poder del Estado no puede acudir al sistema para que la CIDH revise decisiones de otro poder del Estado. El ejercicio de controles entre los órganos estatales no solo no viola derechos humanos sino que los protege”, comentó.

Avatar

clickmaster