El Titular El Salvador

Más de 450 empresas encuestadas reportan pérdidas de $64 millones por restricciones de la cuarentena

EL SALVADOR. – Las empresas salvadoreñas siguen con la soga al cuello, algunas ya dando las últimas “patadas de ahogado” con las más recientes extensiones a la cuarentena domiciliar hasta inicios de junio, sin ninguna garantía de que la economía se reactive para entonces siquiera. 467 empresas encuestadas recientemente por la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal) registran pérdidas que rondan los $64 millones.

“Las pérdidas económicas que estiman las empresas que participaron en la encuesta suma un aproximado de $64 millones”, comentó Jorge Hasbún, presidente de la Camarasal. De acuerdo a Hasbún, “el 90 % de las empresas encuestadas han tenido una caída en sus ventas de hasta el 50%”.

El estudio demuestra, además, que el 19% de empresas encuestadas reduciría operaciones y el 11% considera que se verá obligado a cerrar la empresa de forma definitiva y el 9%, a cerrar sucursales. El cierre ha puesto en riesgo más de 350,000 empleos en todo el territorio salvadoreño.

Negocios como Bares, restaurantes, hoteles, comedores, ventas de artículos turísticos, artesanías, venta de mariscos, tour operadoras, guías turísticos y demás, todos aquellos aglomerados en la categoría de servicios, son los más afectados hasta el momento pues han sufrido un parón total de actividades.

En ese sentido, los representantes del sector privado le piden al gobierno reactivar la economía aplicando siempre medidas de distanciamiento social y nuevas prácticas de salubridad, como lo han hecho en otras partes del mundo.

“Hay sectores que se hubieran podido mantener abiertos con las medidas sanitarias severas; es decir que todos los sectores pueden trabajar, hay sectores que requieren protocolos más rígidos y otros más suaves. Por ejemplo, si el trabajo es en el campo y está solo, pues no necesitará una barrera de acrílico ni una mascarilla a diferencia en un área comercial, es muy importante ser técnicos en la toma de decisiones, porque hay 350,000 familias que se pueden quedar sin ingresos”, alertó Hasbún.

Redaccion

Redaccion