El Titular El Salvador

232 empresas cerrarían de manera definitiva por la cuarentena, según encuesta de la CAMARASAL

Jorge Hasbún y por Federico Hernández, presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL), presentaron este lunes -mediante una conferencia de prensa- los resultados de una segunda encuesta realizada a sus socios respecto a la salud de sus negocios durante la pandemia del Coronavirus en El Salvador.

Según el sondeo, un 95% de las empresas salvadoreñas reportan una baja considerable de ventas a causa de las medidas impuestas por el gobierno en su intento por frenar la propagación del virus en el territorio nacional. “Creemos que el tema sanitario se ha manejado muy bien, pero las cifras nos demuestran que hay que llevar en paralelo el manejo de la economía”, dijo Hasbún.

Esta última encuesta fue realizada entre el 1 y el 5 del presente mes a 1,009 empresas, que representan más del 40% de su membrecía. El 86.6% de las empresas que participaron son micro, pequeñas o medianas empresas. La primera encuesta fue realizada entre el 17 y 23 de marzo, el 85% de los empresarios reportaba una baja en sus ingresos por ventas, pero en la más reciente medición el 95% de la mipyme afirmó haber sufrido una disminución en este aspecto.

El 67% de las empresas que participaron calculan pérdidas de más del 75%. A ese porcentaje le siguen el 14.6% de las empresas que consideran la disminución de hasta 50% en sus ingresos. Esta segunda encuesta revela, además, que cerca de un 40% de la mipyme reporta ya una disminución del 100% en sus ingresos.

Con una prolongación de la cuarentena y las restricciones a los derechos constitucionales que se encuentran activas actualmente a la vista, muchos empresarios se declaran al borde de cerrar operaciones de manera definitiva.

“Nos preocupa que 232 empresas de las que participaron en la encuesta están ya considerando desde un cierre paulatino hasta el cierre definitivo de operaciones. Recalcamos que queremos una población saludable, pero que pueda gozar esa salud y bienestar teniendo también un trabajo digno”, señaló Hasbún.

El 31% de los empresarios encuestados manifestaron que, al verse comprometida la liquidez de sus negocios con el alargamiento de las medidas, se verían obligados a dejar de pagar salarios, mientras que el 30% se decantó por suspender los pagos a sus proveedores. Al respecto, Federico Hernández hizo énfasis en que “esto no se trata de no querer pagar, si no de no poder hacerlo.

A esto se suma la incapacidad de los empresarios de continuar pagando impuestos. “Esto es grave, porque de las empresas dependen los empleos de cientos de miles de salvadoreños, y si el periodo de bajas ventas se prolonga mucho, los empleos corren peligro. Nuestras propuestas se enfocan, desde el inicio, en salvar el empleo”, concluyó el presidente de la gremial.

Redaccion

Redaccion