El Titular El Salvador

Tensión entre empresarios y empleados por cierre de Maquilas y Call Centers

EL SALVADOR. – Con el primer caso confirmado de COVID-19 en el territorio nacional vinieron nuevas medidas para evitar su propagación. Algunos de los sectores más afligidos por la situación eran los de las maquilas y los callcenters, lugares en los que grandes cantidades de personas trabajan en cercana proximidad. Las quejas y denuncias de los empleados de estos rubros al fin fueron atendidas: se ordenó el cierre de maquilas y call centers por 15 días.

“Se ordena el cierre de los call centers y las maquilas del país por 15 días prorrogables; son lugares de máxima concentración. Sabemos el rol que juegan en la economía, pero hay cuestiones de salud pública que están de por medio”, expresó el presidente Bukele en la cadena nacional transmitida la noche del miércoles.

Un punto importante del decreto es que se obliga a los patronos a continuar pagando los salarios a sus empleados de manera normal. Tal vez por miedo al incumplimiento de ello o porque la cadena nacional se hizo en horas de la noche, muchos empleados –especialmente de maquilas- se movilizaron esta mañana a sus lugares de trabajo, solo para ser regresados a sus casas. 

Asimismo, aunque los empresarios han acatado las órdenes del gobierno, queda en el aire una sensación de incertidumbre y tensión. Y no es para menos, estos dos sectores son de los más importantes del país: juntos generan más de 100,000 empleos.

El empresario estadounidense Benjamin Marland, fundador del call center Focus que cuenta con unos 500 empleados en El Salvador, comentó que sí apoya la decisión tomada por el presidente Bukele. Pero, al mismo tiempo, se manifestó preocupado por el duro golpe que este parón de 15 días les propinará a las finanzas de su empresa. En el voraz rubro del call center, los clientes pagan por tiempo de conexión y llamadas atendidas. Si los empleados no se conectan a recibir llamadas, la empresa que presta los servicios sencillamente no factura. 

De tal modo que cabe preguntarse hasta qué punto es sostenible esta decisión y, de llegar a presentarse más casos positivos de Coronavirus, si acaso extenderían el tiempo de cierre. Lo único cierto es que la pandemia es global y trasladar operaciones serviría de poco o nada. El mundo entero está siendo afectado y todos los gobiernos, empresarios y ciudadanos se encuentran haciendo malabares para hacerle frente a la crisis.

Redaccion

Redaccion