El Titular El Salvador

Bukele pone a El Salvador en Alerta Roja y ordena vigilar puntos ciegos

EL SALVADOR. – Ante las severas restricciones de viaje y la orden de pasar a cuarentena de 30 días a los residentes que regresen al país, se presentó un nuevo problema: la gran cantidad de puntos ciegos que circundan nuestras fronteras. A menudo utilizados para el contrabando de todo tipo –desde mercancía legal hasta drogas y armas-, ahora son portales para aquellos que quieren ingresar al país sin pasar por las vicisitudes que el Coronavirus ha impuesto.

Por tanto, el presidente Nayib Bukele ordenó la mañana de este viernes a Protección Civil decretar Alerta Roja en todo el territorio nacional. “Cualquier persona que sea detectada tratando de ingresar a nuestro país por un punto ciego será llevada a prisión”, advirtió Bukele en sus redes sociales.

Además de eso, quedan prohibidas las aglomeraciones de más de 200 personas. En el decreto 13 emitido hace un par de días, se habían prohibido las aglomeraciones de más de 500 personas. Con la alerta roja el número se ha reducido considerablemente.

En adición a esto, Bukele aseguró que fuerzas militares serán asignadas en los puntos ciegos fronterizos colindantes con Guatemala y Honduras para evitar el ingreso ilegal de personas.

“Los 142 puntos ciegos identificados por el Comando Sumpul serán custodiados por 2,000 soldados, quienes arrestarán a cualquiera que intente cruzarlos”, dijo. “La advertencia está dada. Luego, los que intenten violar la ley estarán subiendo videos denunciando que los han arrestado”, añadió.

El problema para los salvadoreños procedentes de Guatemala

Aunque el gobierno no ha emitido informes oficiales sobre migrantes cruzando estos puntos ciegos a partir de la cuarentena por el Coronavirus, cabe destacar que los salvadoreños que han ingreso por Guatemala de manera legal se han quejado de que los están transfiriendo al albergue de Jiquilisco, en donde hay personas que vienen de países europeos con altas tasas de casos positivos por Coronavirus.

“No es que nosotros estamos negándonos a la cuarentena, que estamos queriendo ir a infectar a nuestras familias. Apoyamos la decisión del presidente, pero queremos que nos entiendan que no queremos ir a meternos a ese albergue en Jiquilismo donde hay gente que viene de Europa, que no sabemos si vienen infectados; si nos meten ahí en 15 días, probablemente, si alguien está enfermo nosotros también vamos a estar enfermos”, comentó una de las salvadoreñas que se encuentran en la frontera Las Chinamas a la espera de ser movida a un albergue.

Ese mismo miedo podría estar impulsando a algunos compatriotas a jugárselas mejor por puntos ciegos de la frontera.

Redaccion

Redaccion