El Titular El Salvador

Actuar rápido puede reducir 10 veces la cantidad de muertos por Coronavirus

EL SALVADOR. – La tarde del miércoles, el presidente Nayib Bukele sorprendió a muchos al decretar al país entero en cuarentena, a pesar de que aún no se confirman casos de Coronavirus en el mismo. Si bien es cierto que ya hay un buen número de personas bajo observación por sospechas de infección y que todo apunta –por la manera que se ha ido propagando por todo el mundo- a que solo es cuestión de tiempo para que el virus llegue a territorio nacional, gran parte de la población se quedó atónita y con la pregunta “¿No es esto muy drástico?” flotando sobre sus cabezas.

La manera en que el COVID-19 se ha ido propagando alrededor del mundo nos demuestra que los gobiernos, en este punto, ya solo tienen dos opciones de afrontar la pandemia: contención o mitigación. Y la diferencia que ambas posturas hacen en cuanto a la tasa de infección/mortalidad son abismales.

Contención

Este es el método observado en lugares como Japón, Singapur y Taiwán. A pesar de tener alta densidad poblacional, han sido efectivos en contener el virus prontamente. Esto implica limitar el ingreso de personas al país o ciudades vulnerables antes de que el número de infectados se vuelva incontrolable, identificar a los enfermos, poner en cuarentena a los sospechosos de infección, asegurarse de que el personal médico utilice el equipo de protección adecuado y rastrear a las personas con las que los infectados –o casos sospechosos- hayan entrado en contacto.

Mitigación

Cuando ya se han confirmado de cientos a miles de casos de infectados, no queda más que pasar a una etapa de mitigación del virus. Esto requiere medidas de aislamiento social severas en una población. Se tiene que pasar a cerrar empresas, tiendas, negocios, escuelas, universidades, limitar el tráfico y tránsito en las ciudades, obligar a los ciudadanos a permanecer en sus casas evitando todo tipo de contacto social con otros. Es decir, un cierre total del país o ciudad. Para el caso, lo que tuvo que hacer Wuhan, la ciudad epicentro de la propagación del Coronavirus.

A medida que se van confirmando más casos, países como Italia, España, Alemania, Francia e incluso los Estados Unidos se verán forzados a implementar medidas similares. Italia ya ha sido la primera nación europea en adoptar el cierre total del país.

¿Qué diferencia hay entre una cosa y la otra?

Puesto en números fijados en tasas de mortalidad: adoptar medidas de prevención rápidas -como las expuestas en el método de Contención- pueden llegar a reducir la tasa de mortalidad hasta diez veces.

En conclusión:

  • Países que se preparan con antelación pueden llegar a ver un estimado de 0.5% a 0.9% de tasa de mortalidad entre los infectados.
  • Los países que llegan al punto de Italia, verán un estimado de 3% a 5% de tasa de mortalidad.

Estas cifras, basadas en el análisis realizado por el escritor Tomas Pueyo en su artículo “Coronavirus: ¿Por qué hay que actuar ya?”, toman en consideración sistemas de salud de primer mundo (China, Corea, Italia, Estados Unidos, por ejemplo). El impacto que una propagación como las que estos países han experimentado en un país con un sistema de salud como el nuestro sería exponencialmente mayor.

En ese sentido, el decreto de Bukele de poner al país en cuarentena y cerrar fronteras es acertado. Sin embargo, casos puntuales como la puesta en cuarentena de un grupo de personas en la zona del Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero la noche del miércoles dejan entrever vulnerabilidades graves en cómo el gobierno está manejando la situación. Se han filtrado fotografías y testimonios indicando que no se cuenta con los insumos suficientes para los pacientes en cuarentena, que el personal de salud no se protege como debería y que se están poniendo en la misma habitación a pacientes con síntomas fuertes junto a otros que no presentan ni siquiera un cuadro respiratorio.

 Faltaría entonces afinar ciertos aspectos claves, como, por ejemplo:

De lo contrario, el impacto económico que una cuarentena inevitablemente trae será en vano y el virus COVID-19 -más temprano que tarde- se abrirá paso.

Redaccion

Redaccion