El Titular El Salvador

Jocelyn Abarca, otra víctima más de feminicidio en El Salvador

Tras 10 años de relación, Jocelyn Abarca fue asesinada brutalmente por su pareja Ronald Urbina quien está siendo procesado por feminicidio.

La noche del 30 de junio, Jocelyn Abarca de 26 años de edad, salió a reunirse con sus amigos pero su pajera, Ronald Atilio Urbina Velásquez, de 33, con quien llevaba 10 años de relación; la acosaba con llamadas y mensajes, constantemente a lo que ella solo respondió muy pocos.

Jocelyn sabía que su pareja le daría problemas si regresaba esa noche a casa por lo que decidió no llegar a dormir y llegar hasta el día siguiente a su casa, donde discutieron fuertemente, la Fiscalía no descarta que Urbina la haya golpeado e insultado, y así pasaron hasta el miércoles 4 de julio.

Fue esa misma fecha cuando la familia la dio por desaparecida y es que la madre de la hora fallecida, habló con ella por última vez ese día a las 7:00 de la noche e insistió en volver a hacerlo a través de su cuenta de WhatsApp, sin embargo, según relata la madre, nunca contestó sus llamadas y solo enviaba mensajes cortantes diciendo que estaba bien, ni siquiera quiso enviar audios de su voz.

Las investigaciones de las autoridades reflejan de que fue Urbina quien contestaba los mensajes que la madre enviada a Jocelyn, él se había apoderado del teléfono de la víctima.

La madre, no estando tranquila, se conformó con las supuestas respuestas que recibía por parte de Jocelyn en los mensajes, pero la situación cambió cuando el jueves llamó a casa de ella la jefa de Jocelyn reportando que no se había presentado a laborar, ella era egresada de la Licenciatura en Psicología y trabajaba como supervisora externa de una empresa comercial.

Ante esa llamada, la madre se preocupó más y pasó todo el día jueves tratando de localizar a su hija, fue hasta el viernes, cuando las autoridades reportaron la el hallazgo de un cuerpo sin vida de una mujer; fue en ese momento cuando la familia de Abarca acudió a la Fiscalía a denunciar una privación de libertad. Ronald Atilio también lo hizo por su cuenta y declaró a los fiscales que la última vez que la vio fue el jueves, cuando ambos salieron a trabajar.

Según declaró Urbina, la última vez que la vio fue el jueves cuando ambos salieron de su casa para el trabajo, pero él, que trabaja en logística de una embotelladora de agua, le había agarrado la tarde y optaron porque él se llevara el carro y Abarca se fuera en Uber, y desde entonces no supo nada de ella.

Sin embargo, las investigaciones apuntan a que Abarca nunca salió de casa y él se llevó el teléfono de ella a su trabajo, las autoridades determinaron que la joven estuvo cautiva en su propia casa durante el día y habría sido asesinada con arma blanca como a las 5:00 p.m. del mismo día jueves, pues los forenses señalaron que el viernes a las 9:00 a.m., cuando fue hallada en el río, tenía unas 16 horas de muerta; presentado “heridas letales en el abdomen y un corte limpio con un objeto contundente y grande la cabeza”

Las autoridades, luego de procesar la escena, solo encontraron el cuerpo desmembrado, en seis parte, una parte en una maleta, otra en bolsa negra y otra en una cubeta pero en ninguna de ellas la cabeza, por lo que decidieron regresar al día siguiente (sábado), no encontraron la cabeza pero si un bota y una camisa con el bordado de la empresa donde Urbina trabaja.

Más tarde, fue encontrado el carro abandonado, placas P 669-019, propiedad de la joven, con rastros de sangre en los asientos, alfombras y baúl, además de una computadora, un bate y una lata de una bebida igual a la que el hoy acusado compró en una gasolinera, como revelan las cámaras de seguridad, la madrugada del viernes, tras deshacerse del cadáver.

Ese mismo día, la Fiscalía llamó a los parientes, incluido Urbina, para que dieran su declaración de los hechos y tratar de rehacer los hechos, aunque el involucrado se mantuvo siempre distanciado de la familia de Jocelyn.

El lunes 9 de julio las autoridades reportaron el hallazgo de una cabeza en una en la quebrada El Piro, de Antiguo Cuscatlán, La Libertad; perteneciente a una mujer, lo que la Fiscalía cree que se trata de Jocelyn, sin embargo aun falta los resultados de ADN para dar una confirmación certera.

No obstante, en la creación de los hechos y con la ayuda de las cámaras de seguridad, muestran como Urbina salió a las 1:47 de la mañana del viernes de su casa y se dirigió a la 17 avenida sur hace un aparada y saca del vehículo tres paquetes y los arroja al río, donde fue encontrado más tarde.

Ronald Urbina siguió en marcha y a las 3:45 de la mañana fue captado en las cercanías de La Ceiba de Guadalupe, donde el pasado lunes se encontró la cabeza; y siguió hasta llegar a una gasolinera sobre la 49 avenida norte y baja a comprar una bebida y es identificado por las cámaras de seguridad del lugar.

Esa lata es la que se encontró en le interior del vehículo que se encontró el sábado, lo que ha determinado que fue Urbina quien lo conducía. A las 3:52 de la mañana llegó a su casa y hasta ese momento era él quien contestaba los mensajes de la víctima y fue hasta la tarde que fingió no saber nada de ella y la reportó.

Las investigaciones han señalado a Urbina del responsable de este feminicidio y en su captura alega que ella le era infiel y mantenía relaciones con otra persona que trabajaba en una agencia de cobros. Urbina ya esta detenido y en manos de las autoridades.

Redaccion

Redaccion