En una publicación hecha por revista Factum, vincula a Salvador Sánchez Cerén, presidente de la República, en el desvío de 14 millones de dólares, de los $351 millones que habría malversado su antecesor Mauricio Funes, asilado en Nicaragua quien cuenta con una orden de captura internacional.

Según la Fiscalía General de la República (FGR), Cerén participó en por lo menos tres sesiones de trabajo en las que la agenda incluyó la aprobación de transferencias de millones de dólares hacia la presidencia de la República durante el gobierno de Mauricio Funes, en las que tuvo voz y voto; operaciones que hoy la Fiscalía califica como ilegales y por las cuales ha encausado penalmente al expresidente.

El actual presidente habría hecho la apertura de una cuenta bancaría cuando el fungía como vicepresidente y ministro de educación en el anterior gobierno, la cuenta 210240663 del Banco Hipotecario a nombre de “Salvador Sánchez Cerén/Vicepresidencia de la República”, de esta cuenta que se nutría de fondos públicos, alimentaba otras dos más a nombre de Pablo Gómez, asistente técnico financiero de la Presidencia y Francisco Rodríguez Arteaga, quien era jefe de la Unidad Financiera Institucional de la Presidencia en concepto de gatos operativos de la presidencia.

Gómez se encargaba de sacar el dinero en efectivo y lavarlo en bienes y servicios de placer o propiedades que se registraban a nombre de testaferros, según describe la revista en su publicación.

Sin embargo, pese que el nombre de Salvador Sánchez Cerén está escrito en el expediente del caso de Saqueo Público donde el Ministerio Público acusa al expresidente Mauricio Funes, no existe una orden de captura en contra del presidente, por lo tanto la FGR esta trabajando en las investigaciones para determinar la participación.

Su equipo de gobierno no ha querido dar declaraciones al respecto, aunque periodistas de Factum han insistido en varias ocasiones no han tenido respuesta sobre el hecho.

Compártelo